La fiesta de la otra Santa Cruz

Navel Arroyo, Sara Vásquez

Entre disidencias y feminismos, se vivió la Marcha de las Diversidades Sexuales en Santa Cruz de la Sierra, donde —tras muchos años de reivindicación por sus derechos— la población GLBTQI+ se muestra sin miedo, alegría y fuerza.

Edición 60. Lunes 4 de julio de 2022

La XXII Marcha de las Diversidades Sexuales se realizó el sábado 2 de julio en  Santa Cruz de la Sierra, una de las ciudades donde, años anteriores, muchos de sus habitantes discriminaba abiertamente la población lesbiana, gay, bisexual, transgénero, queer, intersexual (GLBTQI+). El evento estuvo marcado por la alegría y la presencia de centenares de personas de todas las edades, quienes fueron a festejar su forma de ser, amar y sentir placer.

Foto: Navel Arroyo.

En ese espacio brilló la diversidad de música, colores, banderas, clases sociales, edades, formas y vestimentas. Las personas que se dieron cita a este evento se mostraron orgullosas de existir y ser maricas, trans, queer, pansexuales o «marcianos de otro planeta”, como mencionaron en la tarima, donde culminó el festejo.

Foto: Sara Vásquez.

La primera marcha en la ciudad de Santa Cruz fue en el año 2000 y, según las asociaciones que la organizan y lideran, solo participaron 50 personas. A 22 años de aquella vez,  la Asociación de Adultos Mayores LGBTIQ+, que inició el camino de la revolución del orgullo, abrió paso a al menos un millar de personas que participó en esta fiesta de la diversidad.

Foto: Navel Arroyo.

Las diversas personas llegaron en grupos, algunas solas, en bloque de amigos o acompañados de familiares aliados. Todas derrochaban ánimo entusiasta, revolucionario y orgulloso.

Foto: Navel Arroyo.

La mayoría notable en el cuerpo de la marcha fue joven, que expresó políticamente sus mensajes a través de memes o frases como “Love is Love” (Amor es amor); “Volvemos a las calles con rebeldía y amor”; “Las diversidades y disidencias no se callan”; “Mi mamá me enseñó a comer de todo”.

Foto: Navel Arroyo.

El amor fue una de las expresiones que más se sintió y vio en las calles de Santa Cruz, durante la marcha. Esta vez esos afectos no tuvieron ningún tipo de rechazo, como en otros años, cuando grupos conservadores o los denominados «provida» también se daban cita para hostigar a quienes participaban en el evento.

Foto: Navel Arroyo.

 A diferencia de otros años, muchas de las personas no cubrieron su rostro con antifaces, principalmente, adolescentes y jóvenes. Además, dentro la marcha el lenguaje se volvió inclusivo: el pronombre les era lo que más se escuchaba.

Foto: Sara Vásquez.

Por primera vez, esta marcha estuvo conformada por bloques identitarios, pero también bloques independientes y políticos, como los movimientos disidentes, lesbofeministas y feministas. Estos que con diferentes posiciones, performances y actos mostraron también la diversidad de pensamiento respecto al tema.

Video: Sara Vásquez.

La alegría, la música y el baile contagiaron a todas las personas que fueron a ver y a apoyar la marcha. Muchas de ellas acompañaban con el baile, cantos y aplausos desde sus lugares.

Foto: Sara Vásquez.

Mayte Flores —modelo, empresaria, trabajadora sexual, influencer y conocida como la “reina del pueblo” — también estuvo presente en la marcha y fue recibida con cariño.

Foto: Navel Arroyo.

Durante las casi cinco horas que duró la marcha, se escucharon muchas de las canciones que forman parte del repertorio del orgullo LGTBQI +. Una de esas fue I will survive de Gloria Gaynor: «Oh no, not I, I will survive, oh, as long as I know how to love, I know I’ll stay alive” (“Oh no, no yo, yo sobreviviré, oh, mientras sepa cómo amar, sé que seguiré con vida”), cantaba la gente.

Foto: Navel Arroyo.

Se vieron diversas estéticas y formas de expresión, desde personas vestidas como Buzz Lightyear hasta atuendos similares a los que usa Lady Gaga. Además del estilo de la cantante, su música estuvo presente: “I’m beautiful in my way, because god makes no mistakes, I’m on the right track baby, I was born this way” (Soy hermosa a mi manera, porque Dios no comete errores, estoy en el camino correcto, nena. Nací de esta manera).

***

Texto: Sara Vásquez.

Fotografías: Navel Arroyo y Sara Vásquez.


Navel Arroyo es fotógrafa, comunicadora y redactora ocasional.
Navel Arroyo es fotógrafa, comunicadora y redactora ocasional.
Sara Vásquez es comunicadora social.
Sara Vásquez es comunicadora social.